viernes 24 mayo 2019

Peloteros cubanos en espera de la listas que serán contratados por MLB

El histórico acuerdo entre Grandes Ligas y la Federación Cubana de Beisbol (FCB) para poder permitir que los peloteros de la isla firmen legalmente y sin la necesidad de desertar. Ahora, el presidente de la FCB ha anunciado fechas importantes para poder proseguir con el proceso de contratación de los jugadores.

Según el portal On Cuba News, Higinio Vélez Carrión, presidente de la FCB anunció a través de la televisión nacional cubana que la federación deberá entregar a las oficinas del Comisionado de Major League Baseball una relación de peloteros amateurs mayores de 18 años, pero menores de 25 y con menos de 6 años de experiencia en la Liga Cubana en el mes de Marzo.

Así mismo, para Julio, la FCB deberá entregar a MLB otra lista con los peloteros mayores de 25 años y con más de 6 temporadas de experiencia dentro de la Liga Cubana.

Mucho se ha hablado en días recientes sobre las condiciones del actual acuerdo entre la FCB y Grandes Ligas, donde una de las principales preocupaciones es la autonomía de la Federación Cubana del gobierno de Cuba y los posibles impuestos que podría ejercer de manera oculta la FCB sobre los contratos que puedan firmar los peloteros.

Directivos beisboleros cubanos hablan sobre Acuerdo con MLB

Así mismo, para Julio, la FCB deberá entregar a MLB otra lista con los peloteros mayores de 25 años y con más de 6 temporadas de experiencia dentro de la Liga Cubana.

Mucho se ha hablado en días recientes sobre las condiciones del actual acuerdo entre la FCB y Grandes Ligas, donde una de las principales preocupaciones es la autonomía de la Federación Cubana del gobierno de Cuba y los posibles impuestos que podría ejercer de manera oculta la FCB sobre los contratos que puedan firmar los peloteros.

Además, el acuerdo corre riesgo debido a la desaprobación de varios sectores políticos y gubernamentales del gobierno de los Estados Unidos, principalmente del ala más conservadora, encabezada principalmente por el legislador cubano-americano Marco Rubio y el presidente Donald Trump.